1

Si bien nos complace que estés en paz, nuestro corazón está colmado de tristeza.
Verte sufrir y no poder ayudarte fue para nosotros el dolor más grande.
  

2

Cuando por la noche mires el cielo,
sentirás que todas las estrellas te sonríen,
porque resido en una de ellas,

porque río en una de ellas.
¡Sólo tú tendrás estrellas que pueden reír!

  

3

No lloréis,
lo he superado,
me he liberado de mi sufrimiento,
pero permitidme en la hora serena,
estar a veces con vosotros.


4

Señor, hágase tu voluntad…
  

5

Te has preocupado por otros,
te has esforzado,
pero a veces, por cierto, más allá de tus fuerzas.
Descansa ahora plácidamente, tú, corazón bondadoso; Dios mitigará nuestro dolor.

  

6

Protegido maravillosamente por buenos poderes, esperamos confiados lo que vendrá.Dios está con nosotros por la noche y por la mañana,

e indudablemente en cada nuevo día. 


7

Has luchado, has tenido esperanza y, sin embargo, has fracasado.

  

8

Cuando las fuerzas se agotaron, no fue una muerte, fue una liberación.

  

9

Un corazón de madre ha dejado de latir.


10

El legado más valioso de un hombre es la huella que su amor ha dejado en nuestros corazones.

  

11

Te agradecemos por todo lo que has hecho por nosotros.

Creemos que has emprendido el camino de regreso al Señor.

  

12

Aunque pase por oscuras quebradas,
no temo ningún mal,
porque tú estás conmigo,
tu bastón y tu vara me protegen.


13

Oh, Señor, en tus manos está el principio y el fin.
  

14

Me acuesto en paz y enseguida me duermo.

  

15

Un día no habrá un mañana,
un día comenzará un hoy que nunca acabará:
la eternidad.

 


16

A donde vayas quiero ir;
donde te quedes, también me quedo yo.
Tu pueblo es mi pueblo
y tu Dios es mi Dios.
  

17

Fe, esperanza, amor, estos tres, pero el más grande entre ellos es el amor.
  

18

Señor, pleno de confianza pongo mi espíritu en tus manos.


19

No debes reírte del mundo, no debes llorarlo,debes comprenderlo.

 

  

20

El que vive en la memoria de sus seres amados no está muerto, sólo lejos.

Sólo está muerto quien es olvidado.